Psicologia de las Mentiras

¿Que es la mentira?

La mentira es una forma de eludir la realidad y por tanto la responsabilidad que tendria el afrontar la verdad de alguna cosa. Muchos trastornos psicologicos llevan asociada la mentira como forma de evitacion de circunstancias. Sin embargo a la larga si llega a convertirse en habito, puede suponer un trastorno psicologico considerable.


¿A quien hace daño la mentira?

La mentira puede hacer daño al destinatario pero en ultima instancia a quien mas perjudica es al mentiroso, ya que le convierte en una persona poco fiable, indigna de confianza y carente de credito.


¿Es necesaria la mentira?

Quiza al leer el titulo de este texto podrian pensar que me faltan unos cuantos tornillos y que lo mio no es la honestidad. Pero dejenme explicar a que me refiero. Mas alla de posturas moralistas, las mentiras son una realidad presente en la vida desde que el hombre pudo unirse para formar una sociedad organizada.

Y ojo, se que podrian decir: “claro que son una realidad, pero eso no hace que sean agradables”. Estoy de acuerdo con eso. La diferencia es que cada vez que escuchamos la palabra “mentira” nos viene a la mente el niño que le dice mentiras a su papa, el vendedor que nos quiere imputar su producto llenandonos la oreja de falsedades o el politico que promete y promete lo que sabe perfectamente que no puede cumplir. Pero esas no son las unicas mentiras que utilizamos en la sociedad desde tiempos inmemorables.

¿A que mentiras me refiero, entonces? Pues sencillamente a aquellas que usamos todos y dia con dia, nos guste o no nos guste. Empecemos por el “buenos dias” mañanero al que contestamos siempre con un “bien”. ¿Siempre estamos bien? ¿Realmente estamos siempre bien? No necesariamente. Podemos tener deudas, un familiar enfermo, ansiedad, depresion, angustia ligada al trabajo, pudimos pelear con los hijos, con los vecinos, con la esposa, pudieron despedirnos, negarnos el ascenso deseado o el aumento de sueldo esperado… estoy poniendo ejemplos entre los que se me ocurren, aunque podriamos tener miles mas. No siempre estamos bien y, sin embargo, contestamos que estamos bien. Eso es una mentira.

“¿Entonces vale mentir para simplificarnos la vida?”. Pues no es que valga o no, este texto no pretende ser una carta permisiva para mentir, pero señala claramente que eso esta sucediendo, valga o no valga. Si nuestra esposa se acaba de levantar y no se ve bien con los ojos hinchados y el pelo enmarañado, muy probablemente le mentiremos si nos pregunta como se ve. En ese momento no nos vamos a preguntar si se vale o no mentir, si es moralmente aceptable o no, si va contra los mandatos de nuestra religion o no; sencillamente contestaremos una mentira para que nuestra esposa tenga calma en lugar de hacerla sentir una incomodidad que no tiene razon de ser y que no lograra nada en lo absoluto.

En realidad todos mentimos, de un modo o de otro. Hasta los que presumen no ser mentirosos mienten con esta clase de falsedades simples, o lo haran en el futuro cuando las circunstancias asi lo requieran. Si nos urge un empleo y en la entrevista de trabajo nos preguntan si sabemos hacer tal o cual cosa, muy probablemente diriamos que si, aunque luego corrieramos a aprenderla. Estoy hablando de un caso extremo, de alguien que realmente requiere el empleo para comer y es la oportunidad mas cercana que tiene a un trabajo. La mentira siempre es el primero de los actos inmorales que utilizamos en una circunstancia problematica.

Es mas, mentimos hasta cuando no nos damos cuenta de que estamos mintiendo, como sucede en el caso de las deformaciones. Esto es constante en psicoterapia y todos los terapeutas, de cualquiera de las lineas teoricas de tratamiento, sabemos que el paciente es incapaz de no deformar la realidad. En el momento en que nos cuentan su vision de los hechos sabemos que hay una deformacion. Y no hablo de las deformaciones conscientes que se hacen por vergüenza o miedo, sino las deformaciones del inconsciente: una memoria sesgada, la percepcion personal limitada, los malos entendidos, etcetera. Obviamente un paciente que ha perdido a sus padres por el alcohol deforma la realidad al decir: “el maldito alcoholico de mi jefe…”; muy probablemente no es un maldito, pero la percepcion sesgada de la realidad que tiene debido al alcohol como intermediario lo llegaron a deformar la realidad de un jefe que, probablemente, es un tipo muy diferente a como lo platica.

Pensar que podemos vivir en un mundo de verdad es una idealizacion en el mejor de los casos y simple ingenuidad en el peor de los mismos. Hasta el arte es una manera de mentir. Tuve en una ocasion un conocido que no sabia leer y que, poco a poco, fue aprendiendo. Cuando empezo a leer literatura vino a mi, furioso, y me dijo: “no entiendo por que habria de leer esto, son puras mentiras”. Y si, tenia razon. Una obra literaria nos cuenta mentiras. No existen niños magos que vuelen sobre escobas, no existen dragones, ni elfos, vaya, ni las historias que se cuentan en novelas muy realistas son verdad, ni las peliculas “basadas en la vida real” cuentan las cosas como sucedieron. Son mentiras. Mentiras para la expresion del artista, mentiras que comunican, mentiras que pueden comunicar profundas verdades de la experiencia humana… pero mentiras al fin.

¿Y nos vamos a cortar las venas por ello? ¿Vamos a destruir todas las obras de Tolkien porque cuentan historias de elfos o a quemar las pinturas de Dali porque nunca vemos las cosas asi en el mundo real? No, desde luego que no, porque son obras creativas y solo quien ha vivido del arte sabe lo bien que se necesita mentir para crear realidades coherentes y creibles, ya sea en un lienzo, en una hoja en blanco o en una cinta cinematografica.

No les aplaudan a sus hijos cuando les mientan, no les den un premio si su mentira es muy creativa. Pero tampoco olviden, “misteriosamente”, la mentira que le dijeron por la mañana a su esposa, a su jefe, al policia o a ustedes mismos, cuando lucharon contra las deudas, la enfermedad o la depresion mirandose al espejo y diciendose “estoy bien”.

Claro, lo mejor es enseñar a los niños a mentir lo menos posible. Pero pensar que nunca mentiran o que nosotros mismos un dia dejaremos de mentir… es sencillamente ilusorio.

Me despido, pero no sin antes desearles que esta noche tengan un buen descanso y que, por la mañana, recuerden un sueño reparador y constructivo.


Origen de la mentira:

Parece que desde que nacemos y nos comenzamos a relacionar con los demas comenzamos a ser conscientes de las repercusionesque tiene en los demas nuestra conducta. Y hay dos formas de afrontar esa conducta de relacionarnso con los demas:


  • Afrontando estos comportamientos tanto si se preve agradable como desagradable. Ejemplo, reconocer que hemos cometido un error en una suma despues de decirle al cajero de un supermercado que se ha equivocado. Dar la cara supone generalmente la mejor opcion, ya que aun suponiendo que nos vayan a castigar, demostramos que somos responsables de nuestros actos y por tanto los demas nos toman en serio.


  • Evitando o huyendo de dicho acontecimiento . Siempre cuado huimos de nuestros actos, estos nos persiguen de uno u otro modo. Por ejemplo, tiramos un jersey al suelo en una tienda y nos hacemos los despistados. Caben dos alternativas, que los dependientes o los clientes no lo vean y entonces nadie me regañara, pero yo si se que lo he hecho y es un golpe bajo para nuestra autoestima (pues sabemos que no lo hemos hecho bien), o que nos llamen la atencion y nos pongan la cara colorada. (pinche aqui para poner musica de mentiras... http://www.pequenet.com/canciones/mentira.asp ).


Cuatro Tipos de mentiras:

  1. La hecha en forma esporadica (todos alguna vez mentimos) y espontanea (¿Hay mentiras piadosas? Esa es la pregunta que todos nos hacemos, y quien justifica la mentira hace suya la frase de que "el fin justifica los medios")

  2. La evolutiva, que comienza en la niñez y es reforzada por los padres/madres (de niño)

  3. La que se dice como producto de un padecimiento sintomatico (para obtener atencion gracias a la creacion de un falso personaje que nos da brillo y es para mejorar nuestra propia autoestima, inventando logros y consecuciones personales )

  4. La efectuada como conducta repetitiva. Esta es la mitomania, en la que se vive para y por la mentira. es la complicada y la quie lleva a la mentira compulsiva.


Los signos de que alguien sea un mentiroso patologico

Antes de llegar a la parte sobre la manera de dejar de ser un mentiroso patologico, creo que es muy necesario para reconocer los sintomas de un mentiroso patologico. Todos los mentirosos patologicos muestran el mismo tipo de sintomas. Ellos mienten constantemente y para encubrir sus mentiras anteriores, siguen pensando en nuevas mentiras. estos son algunos signos de la mentira patologica.

Los mentirosos patologicos mentir constantemente y cambiar su historia todo el tiempo. Hoy en dia se puede narrar un incidente diferente, y mañana puede ser otra cosa.

Esta gente exagera acerca de cada uno y todo. Ellos simplemente no se puede decir frases sencillas, tienen que mentir y hacer la informacion mas jugosa.

Ellos nunca estan animando a los demas y constantemente pensar en formas de desalentar a las personas a su alrededor. Les gusta crear problemas para otras personas.

Los mentirosos patologicos mentir para ganar la simpatia de otras personas. Si son atrapados, nunca asumir sus mentiras y llegar a las mentiras un poco mas para cubrir su caso.


Pero...¿Porque mentimos?

  1. Determinadas personas, en algun momento, aprenden a eludir sus responsabilidades mintiendo . Si lo realizan durante mucho tiempo, la mentira termina convirtiendose en habito, apareciendo de este modo un trastorno psicologico serio que le impide controlar su comportamiento , donde la mentira acaba dominando al individuo.

  2. La mentira se da tambien porque el sujeto obtiene cierto placer, se siente de alguna forma mas listo que los demas . El hecho de correr cierto riesgo favorece la aparicion de una elevacion de adrenalina y cierto placer asociado al riesgo. Recibe el beneficio secundario que supone el no afrontar el acto realizado. Sin embargo cada mentira, ademas puede llevar asociada que la persona se vea obligada a unirla con otras nuevas. Por ejemplo, una persona dice a su doctor que le duele el estomago para evitar acudir a su trabajo. El medico le remite al especialista y este le realiza una prueba muy dolorosa que consiste en introducir un tubo por la garganta hasta el intestino. Finalmente la conducta ficticia inicial lleva al paciente a un dolor real de garganta y a lo mejor a la perdida de su trabajo si su jefe descubre el invento.

  3. Tambien otra causa esta relacionada con la autoestima . Llevados por la inseguridad y desconfianza en nuestra capacidad de ser aceptados tal como somos, podemos caer en la tentacion de adornar aqui y alla nuestra historia y nuestras habilidades de forma que causemos una impresion favorable en las demas personas. Esta es quizas el origen de la mentira que mas se esta generalizando en nuestro tiempo en la que la imagen superficial y la busqueda de estereotipos y cliches socialmente aceptados se esta imponiendo.

Los signos de que alguien sea un mentiroso patologico

Antes de llegar a la parte sobre la manera de dejar de ser un mentiroso patologico, creo que es muy necesario para reconocer los sintomas de un mentiroso patologico. Todos los mentirosos patologicos muestran el mismo tipo de sintomas. Ellos mienten constantemente y para encubrir sus mentiras anteriores, siguen pensando en nuevas mentiras. estos son algunos signos de la mentira patologica.

Los mentirosos patologicos mentir constantemente y cambiar su historia todo el tiempo. Hoy en dia se puede narrar un incidente diferente, y mañana puede ser otra cosa.

Esta gente exagera acerca de cada uno y todo. Ellos simplemente no se puede decir frases sencillas, tienen que mentir y hacer la informacion mas jugosa.

Ellos nunca estan animando a los demas y constantemente pensar en formas de desalentar a las personas a su alrededor. Les gusta crear problemas para otras personas.

Los mentirosos patologicos mentir para ganar la simpatia de otras personas. Si son atrapados, nunca asumir sus mentiras y llegar a las mentiras un poco mas para cubrir su caso.

Mentir es un recurso facil de valer sin tener que pasar por esfuerzos ni penurias, aunque el precio que se corre es la posibilidad de ser descubierto. En esto sucede algo similar a la persona que lanza rumores falsos para disminuir a las personas que envidia : puede ser descubierto y la conducta desvelada, ir en su contra desprestigiandolo ante a los que queria influir.

La mentira que busca impresionar para mejorar la autoestima (siguiendo a Jose Luis Catalan, COP,2005) se puede transformar en un trastorno de la personalidad que podriamos llamar 'seudologia fantastica' que es una compulsion a imaginar una vida, unos acontecimientos y una historia en base a causar una impresion de admiracion en los espectadores o en las personas que nos escuchan.
Este afan por impresionar esta basado en la imperiosa necesidad de resultar valiosos e geniales por medios tramposos ya que por los medios naturales y habituales de la simpatia y de la espontaneidad se duda de poder conseguirlos.

Refleja, por un lado, la ambicion de ser dignos de amor, de admiracion y "ojito derecho" de los demas como antes de ser destronamos por el proceso de maduracion lo eramos de los padres; por otro lado, se pone de manifiesto nuestra profunda duda de no ser dignos de ser admirados o queridos en base a la distancia, la dureza, el aislamiento y la falta de adaptacion que sufrimos, que asemejan pruebas de algun tipo de discapacidada.


El mentiroso fantasioso coge el atajo de robar atencion y aprecio de los demas por la via del facil engaño (las palabras son comodos sustitutos de los hechos) en vez de por su Ser-sincero, tal vez mucho mas modesto de lo que su ambicion soporta.


A veces la propia conducta del individuo genera un comportamiento que tiende a confirmar la mentira: Se imagina un gran literato o poeta, lo dice y ademas busca poemas, los copia, los parafrasea y los da a conocer diciendo que son suyos. Copia un cuadro diciendo que tiene dotes de pintor/a y lo que ha hecho es una sofisticada tecnica de copiado. La historia esta llena de grandes farsantes que han sido descubiertos tarde o temprano.


No se conforma con ser una persona cualquiera -tal vez se veria a si misma con excesivo desarraigo-, sino que desea ser siempre una personalidad de primera magnitud, de esas que los demas admiramos embelesados y envidiosos.


Lo que nos gustaria hacer, lo que en ensueños nos prometemos, lo que segun nuestros calculos inflados seguramente nos pasara puede hacernos correr tanto en el tiempo que disfrutemos precipitadamente de lo que todavia no somos, y ello nos prepara mal para el naufragio de nuestros ilusiones durante el transcurso despiadado de la vida. Este tropiezo no le sucede a quien su mirada alcanza al escalon de arriba solo cuando ha mirado bien que ha subido el actual.


El problema del llamado " pseudologo" es que para mentir tanto y que no se note ha de hacer lo mismo que un actor que representa un personaje y quiere resultar creible: esforzarse tanto, como si uno fuera esa persona inventada, que realmente uno se confunda y olvide de quien es realmente.


Lo que debe plantearse el mentiroso es su misterioso desanimo, la progresiva languidez que simular produce en el. Cada vez se da cuenta que algo no prendeen los demas. Su afan de caer bien produce el efecto contrario de que los demas se decepcionen, se sientan despreciados y se disgusten, generando una profunda desconfianza muy dificil de superar (piensese por ejemplo lo dificil que es olvidar que tu pareja te ha engañado, o te miente sistematicamente -otro dia hablaremos de ello, porque es un tema muy interesante-).


¿Cual es la cura del mentiroso...?

La cura del mentiroso es sustituir la mentira por la busqueda de la excelencia. Reconociendo su necesidad de brillo y atraccion dedicarse con firmeza a mejorar sus meritos verdaderos y su curriculum (profesionales, de cultura, relaciones interesantes, etc.) con suficiente persistencia (porque si ha caido en la mentira es por impaciencia), con paciencia -y a veces como una hormiguit-a y seguridad (garantizando con pruebas evidentes las suposiciones).
Jugar limpio, ser naturales, es el mejor camino para ser aceptados por los demas. Lo primero es que nos acepten aun siendo humildes y mediocres. Una vez conseguida esta aceptacion basica entonces se pueden intentar el asalto al merito, que ya no sera un merito agresivo (de esos que aunque la persona valga mucho nos da igual porque nos cae antipatica) sino un afan de darnos mas, de buscar una mayor cualidad, de jugar mas fuerte, una activa entrega para participar, colaborar, sugerir y animar la vida familiar, los equipos de trabajo, los grupos de amigos o la excelencia profesional.


¿Se puede prevenir la mentira?



Una forma de evitar que la mentira se transforme en una obsesion en la edad adulta es "no castigar a los chicos cuando dicen una mentira menor, ya que es propio de la imaginacion infantil y forma parte de su maduracion". Los padres deben explicar las diferencias entre fantasia y realidad a los niños/as. El desarrollo de una fantasia muy grande puede llevar a los niños/as a cultivar "otra realidad" inventada que es la puerta a la mentira. Hay que hacerles saber distinguir entre imaginacion (estimulandosela tambien) y realidad.


Y ademas la principal fuente para la prevencion es la deteccion de las mentiras. Varias Universidades americanas ya han detectado cambios sustanciales en el cerebro y en la actividad cerebral en las personas que mienten y eso puede ayudar a detectarlas y a tratarlas.


El tratamiento para un mentiroso patologico

A pesar de esta situacion realmente se parece a un desastre mal y parece que no hay solucion para ello, la esperanza no se pierde por mentir patologica. Si los mentirosos patologicos quiere mejorar y poner fin a esta mentira constante, hay opciones de tratamiento como la psicoterapia y la terapia cognitivo-conductual que pueden optar.

Psicoterapia

La psicoterapia es un comienzo positivo para las personas que constantemente se encuentran. Los mayores problemas con los mentirosos patologicos es que en la mayoria de situaciones no se dan cuenta que estan mintiendo, porque se encuentran con tanta frecuencia. Los psicoterapeutas ayudar a los mentirosos patologicos aceptar la verdad por un futuro mejor.



La terapia cognitiva del comportamiento

La terapia cognitiva conductual es un tipo especial de tratamiento para los casos que necesitan una orientacion especial. En estas sesiones, los terapeutas profesionales entender la mente del individuo y conocer las principales razones de mentira continua. Estos terapeutas tambien ayudan a los pacientes a entender los efectos de su mentira continua de sus seres queridos y sus relaciones.

Muchos profesionales clinicos tambien creen que la mentira patologica nace debido a una crisis de identidad. Las personas que se han enfrentado a una gran cantidad de penurias y dificultades que se inicia automaticamente imaginarse a si mismos como una identidad separada. El individuo empezamos a presumir acerca de las cosas que el / ella nunca ha hecho. Este trastorno es muy malo, pero esto no quiere decir que no es tratable. Sin embargo, los tratamientos solo puede funcionar una vez que el mentiroso, decide dejar de mentir y confesar con sus actos o sus. En ultima instancia, es la eleccion de la persona, si el / ella quiere destruir todo lo que esta alrededor con mentiras o venir limpio y empezar a construir una vida nueva y limpia.



227
76
Menéame
Votos: 316

Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.
Antoine de Saint-Exupery